jueves, 6 de septiembre de 2012

No se, tal vez, solo tal vez... (1)



Tráfico pesado, calor sofocante es lo que veo desde dentro del auto, mientras el aire frío me mueve el cabello, gotas de sudor bajan por la frente del hombre que ofrece una flor a través del cristal, digo no pensando en decir si, esas flores estarían sonriendo al ir sentadas junto a mi, le sonreirían al tren que no me deja avanzar, voltearían a ver a esos chicos que sorteando al guardia de la construcción de junto, deslizan sus patinetas contra el viento; enviarían un beso a los del auto de junto que manotean para hacerse notar,...

 Mientras yo no puedo dejar de pensar en ese personaje de novela al que le dieron una buena noticia hace días, y me dibujó tan bien su autor, descargó en el su felicidad, lo llenó de sorpresas al dejar caer la tinta en su rostro, su mundo le dijo ven te espero,... 

estará el autor viendo a través de la ventana en su oficina?, a esas almas que al pasar arrastran sus vidas frente a su mirada, dejando en cada suspiro una historia sobre la banqueta,...
o estará describiendo un cuadro? llenando la tarde de inquietudes...

 No se, tal vez, solo tal vez, recordará esa charla sin sentido llena de colores que tuvimos en esa oscuridad plateada de luna llena... Alucinaciones de escritores le dije... Agua viva dijo buscando el cielo... Al tiempo que la luz se desvanecía para convertirse en una atmósfera de paz...

¿Cuanto hace que hablamos? cuanto tiempo llevamos fluyendo palabras? me dice mientras nuestros caballos nos acercan al agua y a ese destino escrito en las piedras... 

... mis ojos solo repiten : esta noche invéntame un cuento, descríbeme un cuadro, un rato fuera de este mundo... 

no se, tal vez, solo tal vez ahora estará recordando a esa mujer del caballo negro, con una pluma entre los rizos que va en busca de la luna...  

Ly Rubio

(DERECHOS RESERVADOS)


8 comentarios:

  1. Y ese autor vuelve a mirar a la lluvia a traves del cristal y insiste en ponerle alas a sus sueños, se maravilla ante las palabras que surgen de la mujer del caballo, siente asombro por la conexiones, no se olvida jamas de lo que una vez fluyó magicamente, aquellas palabras que trajeron aguas de renuevo a las almas.

    En un lugar del mundo, allá en el sur, el corazón del autor se siente feliz.


    LY, querida amiga, me ha encantado lo escribiste. Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradecida por tus palabras Guille, te cuento que anoche la historia avanzo en mi mente, entre lobos escondidos en el paisaje y manos que aunque ausentes me sostenían la imaginación, un gusto saludarte y saberte bien querido amigo de siempre... Un beso :)

      Eliminar
  2. La imaginación del escritor vuela alto y construye historias de las que nos sentimos los protagonistas, y otras son nuestras historias hechas cuentos.
    Gran trabajo Ly.
    Gracias por dedicarme un minuto después de tanto tiempo, e ir a visitarme.
    Te dejo un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Osvaldo! Hacia tiempo que no podía aunque lo deseaba poder visitarte, siempre es un placer leerte y perderme entre tus lineas llenas de sentimiento... Tomo el beso y te envío uno con cariño... :)

      Eliminar
  3. ¿Desde donde nos conocemos?
    ¿De dónde?
    ¿De dónde vienen tus ojos?
    ¿De dónde?
    Sentimos que pueden suceder muchas cosas
    ¿y de dónde?¿Desde dónde?
    Rápido nos reincorporamos
    para perdernos en medio del tráfico.

    Saludos.
    g

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y hacía donde vamos? seremos viajeros en este tiempo a destiempo que nos toco vivir Gabriela... Saludos :)

      Eliminar
  4. Preciosa tu prosa Ly.Desde el agobio de un atasco en la carretera puede surgir esta bella fantasía para relajar el alma.
    Tal vez,.solo tal vez,puede que a veces seamos capaces de olvidarnos de la triste realidad gracias a relatos como este.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jerónimo, gracias por la visita y tan lindo comentario, la fantasía es parte esencial en la vida, saludos :)

      Eliminar

Deja tu huella,...