viernes, 23 de agosto de 2013

Y de nuevo, te pienso.



Hoy te quiero en mis formas 
y de tantas formas, 
en cada beso inventado arrastro el alma 
entre suspiros que van sobre ti...

Muslos que gritan tu nombre 
entre caricias prestadas, 
hoy gime mi piel de encuentro 
a tu mirada en llamas... 

LyRubio
24/08/13
01:09 am

Derechos reservados 



sábado, 10 de agosto de 2013

Un Águila y dos estrellas... (1era parte)




A lo lejos la bandera que ondea en el mirador saca a Patricia de sus pensamientos,
¿Salirse de la ruta? ¿Y porque no? , serpenteando por el camino sube sin saber porque, los últimos días han sido extraños, de sentimientos encontrados, ausencias y olvidos.
Ya en la cima, esa sensación de soledad se transforma en libertad, al ver el paraje vacío, sube al barandal, con los brazos extendidos a la nada, hacía todo.
Abajo a 46 grados centígrados la ciudad adormece, se revuelca y vomita sus errores; arriba, el viento sacude sus ideas, le enreda el cabello y mezcla sus temores. Lanza un grito a esa ciudad que al igual que siempre no la escucha, no la siente, le sigue un escalofrío por la espalda al escuchar una voz grave y desconocida detrás de ella...

.- ¿No te lanzarás verdad?
-. Tal vez… pero hacía atrás

Tiembla al sentir esa mano firme que la toma del brazo y la invita a bajar segura, sin dejar de ver hacía abajo la hilera de autos que a lo lejos se funden entre sí corriendo como lava, buscando una salida.

.- Esos saltos hacía atrás solo debes darlos por ti… ¿vas a voltear a verme?
-. Tengo miedo de que al voltear desaparezcas, no vi a nadie al llegar; ¿donde estabas?
.- Detrás del carrusel viendo la otra parte de la ciudad que te hace gritarle al viento,… mírame

Patricia da me día vuelta, el sol, pega de lleno en su rostro, un águila dorada sobre dos estrellas resplandece en el pecho de ese hombre que ahora le ofrece su mano sin dejar de sonreír, el da dos pasos a un lado dando esa sombra que la hizo perderse en unos ojos negros que le abrazaron el alma, hace muchos años que nadie la ve así, con esas ganas de adentrarse en sus ideas…

.- Hola, soy Hernán
-. Patricia, mucho gusto
.- Anda dime, ¿quien te hace gritarle al viento?
-. La vida, la muerte, la soledad, que se yo

El señala una escalera, donde la bandera se proyecta en el suelo, camina despacio con esa gallardía de quien se sabe dar, con la seguridad de que Patricia lo seguirá, hasta entonces el uniforme perfectamente portado por él llama su atención.
En el sitio menos pensado ella se siente segura, con la inseguridad que puede dar una situación así, recordó una frase dicha hacía unas horas “es difícil jugar de incógnito?”, frase que no le contestaron en su momento, pero que ahora la vida le daba la oportunidad de descubrirlo…

.- Patricia,… me gusta, es fuerte
-. Pero soy una mujer con miedos, y una necesidad inmensa de sentir que importo
.-El miedo en la dosis adecuada es bueno, siempre ayuda; y esa necesidad de la que hablas la sentimos todos en algún momento, ahora en este instante me importas y me encantaría desaparecer tus miedos
-. Hernán,… me gustan los nombres que no puedan cortarse, que tienen que decirse completos
.- ¿Entonces, amigos?
-. Claro, gracias por parar el mundo y bajar conmigo a observarlo; amigos


Se quedó callado mirando esos ojos tan negros como los suyos, en los que se reflejaba vida… 


LyRubio
11/08/13
12:21 am