jueves, 21 de febrero de 2013

Querido diario...



Hoy hace dos meses que no escribo, es jueves, el día que me parte el pensamiento, se acaba la semana...

No he alzado la voz, no he gritado lo que siento, no he dicho lo que pienso, se me quedaron besos que aún queman, se me enredaron sensaciones difíciles de expresar, la imaginación bloqueo la inspiración al cerrarse a si misma, no sé que quiero, no sé que espero, no sé...

Busco en el lugar equivocado los sentimientos inadecuados en personas que no existen, me convertí en la princesa de un cuento que no aparece en ningún libro, al que le faltan capítulos, en donde las letras revueltas no nombran nada, no distinguen voces, no recuerdan, no...

Voy saltando en el tiempo, ahogando tanto la voz que el viento no me alcanza, la luna al verme se voltea disfrazandose de gris, se pierde en el tiempo, cabalga en un potro que relincha mi nombre, que ahora está tan lejos que mis manos no lo tocan, no lo guían, no lo llevan, no...

La mente me traiciona, no distingue ya mi sombra, tiende al sol mis pensamientos, que se secan danzando con mis huellas que me dejan, que se alejan y despiertan entre luces a destiempo, se someten, gritan en silencio, no recuerdo tu sonrisa que se pierde, se voltea, no regresa, no regresa...

El monte me llama, adonde me lleva la noche, la sombra de quien soy me ilumina en el envés de la razón, la locura disfrazada de cordura es libre, sale a través de mi mirada, me acompaña en un salto al agua, estoy donde flotan mis deseos, donde soy... y no estás, hoy de mis recuerdos te vas...

LyRubio

(Derechos Reservados)